lunes, 10 de julio de 2017

En 2013, luego del primer triunfo electoral del FIT, alertábamos sobre su dinámica de adaptación al régimen

Por Claudio Colombo

En noviembre de 2013, luego de la gran elección del FIT, que consiguió diputados para el parlamento burgués, junto con festejar – ya que apoyábamos electoralmente a la alianza, igual que ahora – alertábamos  sobre los peligros de “adaptación al régimen” que sufrirían de ahí en más los tres partidos del frente y sus parlamentarios.  En una nota publicada por nuestro periódico decíamos que “el gran triunfo del FIT significa que, de acá en más el conjunto del régimen democrático burgués presionará aún más que antes sobre sus partidos para minar la posibilidad de que se ubique como una herramienta al servicio de las luchas y los luchadores y termine, como sucedió con el viejo MAS y otras organizaciones, transformándose en un apéndice izquierdista del sistema al cual dice combatir”.  Lamentablemente, varios años después esta tendencia se profundizó de tal manera que hoy por hoy las organizaciones que constituyen el FIT – en sintonía con la otra alianza de izquierda, denominada IFS – no piensan en otra cosa que no sean votos y bancas parlamentarias, dejando de lado la gran tarea que corresponde a la actual situación de crisis por arriba y luchas por abajo traicionadas por la burocracia: construir un centro coordinador de la resistencia que unifique los conflictos en la perspectiva de organizar el Argentinazo que hace falta para echar a Macri y compañía. Reproducimos la nota del 2013 en su totalidad, porque es elocuente. (Leer todo)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario