sábado, 8 de julio de 2017

La experiencia de las Coordinadoras de la década del 70: una experiencia que la vanguardia obrera debe tomar como propia

Presentación de la nota, por Juan Giglio

La situación política nacional apunta hacia la explosión de grandes conflictos obreros y populares que pondrán en jaque al gobierno y, muy probablemente, lo terminen echando, ya que el plan de ajuste y saqueo de Macri está generando una bronca fenomenal que empuja hacia una perspectiva cada vez más conflictiva. 
En ese contexto, la burocracia sindical – de conjunto – ha cerrado filas con el gobierno y, a cambio de prebendas económicas está jugando el papel de principal sostén del régimen, negando la posibilidad de coordinar las luchas y golpear al ajuste como un solo puño a través de nuevos Paros Generales y un verdadero Plan de Lucha. 
La única manera de avanzar en ese sentido es, si la izquierda y los sectores combativos se lo proponen, organizando la resistencia y preparando el Argentinazo desde un Centro Coordinador Independiente de las Luchas, que debe ser construido a partir de una primera convocatoria a un Encuentro Nacional de Luchadores y Luchadoras.  La izquierda y todos los sectores verdaderamente opositores al gobierno deben impulsar Asambleas Obreras y Populares, superiores a las del 2001, para que las bases se apropien del Plan de Lucha y comiencen a discutir una salida a la crisis que vaya más allá de este Capitalismo decadente que no tiene cura.  El Argentinazo de 2001 demostró que esto es posible, con sus Asambleas Populares, que tenían puntos de concordancia con las Coordinadoras Obreras que desbordaron a la burocracia en 1975 llevando adelante acciones multitudinarias independientes que golpearon duramente al gobierno de Isabel Perón. (Leer todo)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario